MULTAS FUERA

TUS MULTAS, NUESTRAS MULTAS.

¿IDENTIFICAR AL CONDUCTOR RESPONSABLE O NO HACERLO?

El artículo 77. J del TRLTSV establece que cuando el titular o arrendatario del vehículo con el que se haya cometido la infracción incumpla la obligación de identificar verazmente al conductor responsable de dicha infracción, a pesar de haber sido debidamente requerido para ello en plazo, la multa ascenderá al doble de la prevista para la infracción que la motivó, si esta es una infracción leve, y al triple de la prevista para la infracción que la motivó, si esta es grave o muy grave.

En estos casos, cuando la infracción originaria que motiva este requerimiento -habitualmente excesos de velocidad, no respetar la luz roja semafórica o maniobras negligentes o antirreglamentarias- lleva aparejada, además de la multa económica, la pérdida de puntos, el titular o arrendatario del vehículo, en caso de no querer identificarse a sí mismo o a la persona que conducía el vehículo en el momento de los hechos -porque, p. ej., le queden pocos puntos- ni a alguna otra persona con permiso de conducir en vigor que, llegado el caso, estuviera dispuesta a perder los puntos propuestos por las razones que sean -p. ej., vínculos familiares, no hace uso de su vehículo o conduce circunstancialmente, etc.-, deberá valorar si pudiera resultarle más beneficioso hacer caso omiso de la obligación de identificar y asumir el pago de una sanción económica más elevada pero a cambio de no perder ningún punto de su crédito, lo que va a depender, fundamentalmente, del importe de la multa originaria, su capacidad económica y los puntos de los que disponga.

En ocasiones, algunos clientes, dadas sus circunstancias concretas, han preferido no identificar y pagar la multa (el doble de la leve o el triple de la grave o muy grave) a cambio de no correr el riesgo de perder puntos.

Por último, no resulta aconsejable la estrategia de identificar a un conductor extranjero para evitar la multa pues en estos casos, si no se dispone de la copia de la autorización administrativa de ese conductor que le habilite para conducir en España -permiso de conducir- y no se puede justificar que en la fecha de la infracción ese conductor se encontraba en nuestro país (por ejemplo, aportando copia del pasaporte, facturas a su nombre, billetes de viaje, etc.) se consideraría por la Administración que dicha identificación no ha sido “veraz” -el art. 77. j) del TRLTSV habla de la “obligación de identificar verazmente al conductor responsable”- y que por tanto no se ha cumplido con la obligación legalmente impuesta y se le sancionaría con el doble de la sanción inicial -si fuera leve- o el triple de la misma -en el resto de los casos. Tampoco es buena estratagema identificar a varios conductores alternativamente justificando que no se puede precisar quién era de todos quien circulaba con el vehículo en el momento y lugar de los hechos. En estos casos es muy difícil justificar de manera razonable que no se conoce ni se puede conocer quién de todos los posibles usuarios del vehículo lo conducía al tiempo de cometerse la infracción y la identificación plural de conductores se considera equivalente a no dar cumplimiento a la obligación de identificar “verazmente” al conductor responsable, por lo que se considerará que el titular del vehículo comete la infracción muy grave por incumplir la obligación de identificar..